Evolución de sensores

Creo que ya había comentado que en su momento ya había tenido contacto durante un corto periodo de tiempo sensores de Medtronic.

Pues resulta que haciendo limpieza en casa de mis padres he encontrado estas reliquias

  

Por lo que parece y recuerdo, llegué a utilizar un par de sensores, pero fui un poco miedica al ponerme este último, la razón creo que se ve clara en esta foto

  
Se trata de una aguja de un grosor considerable que se pinchaba con el aparato azul alargado a 45 grados.

Si lo comparamos con el Enlite…creo que la mejora se ve muy muy muy claramente

  
Además este antiguo sistema necesitaba que los nuevos sensores estuvieran conservados en frío, es decir, en la nevera, lo que complicaba su almacenamiento y con ello su transporte. Recuerdo también que a pesar de las calibraciones, sus resultados no eran ni mucho menos parecidos a los actuales, dando unas cifras no siempre acertadas.

He de reconocer que en su momento, a pesar de llevarlo poco tiempo, le dio pistas a mi endocrino para ajustar las insulinas, ya que aunque las cifras no fueran 100% exactas, si que se podían ver las tendencias.

Sigamos mejorando hacia sistemas más exactos y más cómodos 😉

Anuncios

Sensores, vacaciones y agua.

Hoy escribo desde Salamanca. He venido de visita un par de días con mi hermana al pueblo de mi madre a bañarme en el pantano, comer bien y estar en familia.

  
Este fin de semana estuve también en otro pantano, el de Burguillo, que pillaba más cerca de casa. Desde luego confirmé que el apósito transparente es lo que realmente mantiene bien pegado y sujeto el sensor, aunque pasados los días se queda un poco feo por el pegamento

  
Y lo que también pude confirmar es que aunque la bomba y el sensor puedan estar en el agua por tiempo ilimitado, cuando está sumergido el sistema se pierde la señal del sensor, no pudiendo ver la glucemia a tiempo real. Eso sí, en cuanto sales del agua vuelve a su funcionamiento normal.

Mañana me espera una rica comida familiar y más vida de pueblo, ya os iré contando 😉

Calor, reuniones, bombas de insulina y glucómetros.

Vuelve el lunes y el un pequeño resumen del fin de semana, a pesar de que parece que últimamente el calor es el potagonista de los posts, esta vez por desgracia también lo es en parte. Pero empecemos por partes. El sábado, tuve la oportunidad de acudir a una reunión que pinta muy productiva para la Asociacion de Diabéticos de Madrid. Unos cuantos voluntarios y parte del equipo técnico nos juntamos el sábado por la mañana con la intención de fijar un rumbo y dirigir nuestros esfuerzos dentro de la asociación.    Con estos amigo y casi casi familia, después de esa reunión nos fuimos a comer, y mientras debatíamos cuántas raciones también aparecieron bolis y bombas de insulina de todos los tipos y maneras.

Todo esto fue el sábado, pues el domingo que estuvimos cerca de los 40 grados me pasó algo. El apósito transparente si aguanto el calor, pero el blanquito que le hace sombra al Guardián 2 link, al transmisor, se despegó, y al sentarme y que se hiciera cierto pliegue en la tripa, el hilo del sensor Enlite se salió y se quedó hecho una Z.   Además esto pasó a las 23:30, lo cual significó no seguir mi propio consejo de no cambiar el sensor antes de irse a dormir y tener que levantarme a calibrarlo a la 1:30h de la mañana. En fin, seguiré conmigo lucha contra el calor.

Hasta mañana!

¿Cómo es el filamento del sensor?

Mientras yo me voy a tomar algo fresquito para combatir el calor, dejo para quien quiera verlo un pequeño vídeo para que veáis que el filamento del Enlite, el sensor, es totalmente flexible y es muy muy finito.

Este es el que me quité el otro día, por eso está un poco manchado de sangrecilla.

Por cierto, ya me contestó mi endocrino y esto fue lo que me dijo en función de los informes que le pasé.

En las basales: 0-4: 0,950; 4-8: 1,100; 8-12: 0,800. Resto de tramos sin cambios
En cuanto a los ratios, de 8 a 11 por 1 unidad por cada 6 gramos, de 11 a 17:30 1 por 7 gramos  y de 17:30 a 24 horas 1 por 8 gramos. Baja la sensibilidad a 25 y deja el resto sin cambios.
Ya os contaré qué tal 😉

Aprendiendo qué es el ISIG

Ya os conté ayer los problemillas que me estaba dando el sensor, bueno, pues hoy ya conseguí hablar tranquilamente con el Servicio Técnico, muy bien la verdad, los chicos son un encanto y te explican las cosas con todo detalle, de hecho he aprendido unas cuantas cosas nuevas, os cuento.

Hay un valor llamado ISIG, que es el valor intersticial de corriente. Básicamente, es la señal eléctrica generada cuando el líquido intersticial reacciona con el material del que está hecho el cablecillo del sensor. Esta señal debería estar en unos rangos de entre 15 a 100 Nanoamperios.

Este valor se puede ver (si ya tenéis la 640g) en el menú Historial – ISIG, y te salen las mediciones cada 5 minutos, así puedes ver si el problema del sensor es que está o por encima o por debajo del rango óptimo de ISIG, porque si está por debajo de 6 o por encima de 200 nota que algo va mal y se interrumpen las mediciones.

  • Si los valores son bajos, esto puede significar que o bien el sensor está dañado, se ha salido o que no se está hidratando bien.
  • Si por el contrario los valores son altos, esto puede deberse a alguna contaminación con algún fluido, como podría ser la sangre.
  • Después de esta explicación (por favor si alguien de Medtronic lee esto y hay algo equivocado le agradecería la corrección 😉 ), otra opción era que el receptor fuera el que estuviera mal, para esto el proceso es sencillo.


    1. Apagar la opción del sensor
    .

      

    2. Poner una piecita blanca que viene en la caja con el Guardian 2 Link y comprobar que la luz del receptor parpadea y está de color verde.

      
    Si todo sale bien, significa que nuestro Guardian funciona correctamente.

    ¿Queréis saber qué cuál fue entonces el conflicto? Chan chan chan….

      
    Efectivamente, un poco de sangre aparece en el parche.

    Después de cambiarme el sensor a uno nuevo, ya que este ya había terminado sus 6 días correspondientes, parece que todo va bien 🙂

      

    Primer encontronazo con el sensor y el SmartGuard

    Bueno amigos, siempre hay una primera vez para toparse con algún problema y eso sucedió ayer por la noche.

    Lo primero y punto a favor de la nueva funcionalidad de la 640G fue la resistencia al agua, ¿tuve la suerte de ir a la pisci? no, pero el que viva en Madrid entenderá el por qué, y es que ¡cayó agua a cubos! iba en mi moto y menos mal que justo aparqué cuando empezó a caer agua y a oírse los truenos de fondo. Afortunadamente, aunque yo estaba calada, la bomba de insulina funcionaba correctamente.

    Y entonces, ¿cuál fue el problema? este segundo sensor me está dando un poco de guerra, ha perdido un par de veces la señal,

    Foto 23-6-15 12 15 16

    pero en cuestión de tiempo la recupera, lo que ha pasado es lo siguiente, estaba en tendencia descendente y el SmartGuard entró en juego. En ese momento el sensor dejó de funcionar, no tenía señal, pero, en vez de parar la suspensión de insulina, continuó, hasta que pasado un tiempo me avisó de que reanudaba la infusión de insulina, pero claro, yo había pasado demasiado tiempo sin insulina con lo que…

    Foto 23-6-15 22 21 45

    Las flechas para abajo es la rápida tendencia al ponerme insulina. Aún así este sensor, como decía antes, me funciona bastante mal porque volvió a perderse cuando ya estaba en casa. ¡Por cierto!, como sugerencia, el aviso de que el sensor no anda bien lo quitaría de las siguientes pantallas porque te impide ver los gráficos.

    Foto 23-6-15 22 33 57

    Mientras todo esto sucede, yo voy cotejando a ver si vuelve todo a la normalidad con mi glucómetro.

    Foto 23-6-15 23 12 30

    Todavía no funciona bien del todo, pero bueno, ya he reportado el problema al servicio técnico e igualmente mañana ya me toca cambio de sensor, a ver qué tal. Mañana cuando me contesten os cuento 😉

    Cómo hacer un cambio de sensor

    Mi primer sensor llegó al final de su vida útil y la 640g ya me empezaba a avisar de que había que cambiar el sensor.

    Parece aparatoso pero luego es fácil, al principio es un poco como la sensación que se te queda la primera vez que te explican el proceso de cambio de catéter de la bomba de insulina, pero se le coge el tranquillo.

    Ya hay un vídeo en la página de Medtronic que te explica el proceso. Yo por mi parte lo he hecho a través de fotos para verlo más despacio. Aquí veis lo primero todo el material y el sensor viejo,

     

    Bien, ahora vayamos paso a paso para ver cómo se pone en marcha todo. Podéis clicar en las imágenes para verlas en grande.

    1. Abrir el nuevo sensor, sacarlo del envoltorio y meterlo en el pinchador.

    2. Colocar sobre la zona de inyección con el botón verde hacia arriba preferiblemente. ¡Ojo! el catéter de la insulina debe estar separado del sensor continuo, ya que si están muy cerca se podrían alterar los resultados del sensor.

    3. Retirar las distintas pegatinas. Al contrario del vídeo de Medtronic, me contaron un truqui, y es primero retirar la pegatina redondita para que se pegue en la piel y después quitar la parte de plástico que viene con la aguja que ayuda a entrar el sensor y por último poner el apósito transparente.

    4. Una vez todo en su sitio hay que conectar el receptor. Al poquito de ponerlo, la propia bomba tendría que “encontrar” al sensor. Tarda un par de horas en empezar a funcionar y a continuación te pedirá calibrarlo.

    Ya está mi sensor funcionando y sigue monitorizando todas mis glucemias 😉